Jong Hwi está actualmente tomando clases de francés  (FG+) en IS Aix-en-Provence. Al final de este período de sesiones de dos semanas, el ingeniero de sistemas informáticos habrá seguido 60 lecciones. Este surcoreano establecido en Alemania desde hace 18 años a vuelto al instituto desde hace una semana. De hecho, la escuela no le es ajena, ya que se trata de su quinta estancia con nosotros. Auténtico apasionado de la poesía y la literatura, el aprendizage de la lengua francésa se convirtió para él en un elemento indispensable.  

Muy curiosos por saber más, le hicimos algunas.

¿Por qué es importante para usted aprender francés?

« En primer lugar, una pequeña anécdota… Cuando era un niño, escuché por casualidad una canción de France Gall ‘Poupée de cire, poupée de son’. Me sedujo su timbre de voz y sus inflexiones. Pero el principal motivo es mi amor por la literatura y la poesía francesa. Me encanta sobre todo Camus, ‘Le petit prince’de Saint Exupéry, la poesía de Verlaine o incluso de Rimbaud. Cuando era adolescente, leí casi todas las obras de Camus en coreano y quería poder leerlas en francés. Desde entonces, he leído en francés ‘L’étranger’que me gusta mucho, ‘La peste’ y muchas obras más. »

¿Cómo supo de la existencia de IS Aix-en-Provence?

«Investigué en Internet y descubrí varios institutos reconocidos en Francia, entre ellos el instituto IS Aix-en-Provence. Son varios, sobre todo en París, pero ya conocía la ciudad y había oído varias veces que Aix-en-Provence era una ciudad muy bonita de hecho tenía curiosidad por descubrir también la región.»

Además, ya es su quinta pasantía en IS Aix-en-Provence,¿qué es lo que le hace volver?

«¡Son sobre todo las relaciones con la gente! Los profesores son maravillosos y muy profesionales, se generan intercambios de opiniones muy naturales. Cuando regreso, me recuerdan y me dan una cálida bienvenida. Tengo muchos recuerdos muy agradables. El entorno también es importante. Una vez fui a Montreal a estudiar francés, pero no me gustó porque la mayoría de los francófonos también hablan inglés y me dieron menos oportunidades de practicar francés. Mientras que en Aix-en-Provence, puedo hacerlo sin problemas. Conocí a estudiantes y músicos en cafeterías, que se convirtieron en buenos amigos. ¡Es increíble las relaciones que se pueden crear! »

¿Entonces le gustaría volver otra vez?

«¡Claro que si, creo que hasta mi jubilación,! Además del coreano y el francés, también hablo alemán, finlandés, español y portugués. Pero lo que quiero es mantener mi francés. Para los coreanos, es una lengua interesante, muy diferente fonéticamente y hay algunas consonantes que no se pronuncian. Para aprender mejor, me fijo mucho en los movimientos de los labios. Por supuesto, claro que volveré y, por cierto, creo que la ciudad de Aix-en-Provence sería un lugar muy bonito para cuando me jubile…»

¡Muchísimas gracias Jong Hwi por su testimonio y siempre será bienvenido!